Etiquetas

, , , , ,

¡Qué alegría haber visto hoy sábado el Instituto Internacional de Periodismo más lleno que de costumbre! ¡Qué suerte encontrar en un mismo espacio tantas complicidades, tantos periodistas conocidos de aquí y allá… de la radio, la televisión, la prensa impresa, profesores, estudiantes, directivos de medios, todos en un mismo lugar compartiendo ideas, cafés, saludos! ¡Qué raro en estos tiempos de escapismo reunirse durante más de siete horas a intentar, si al menos no cambiar el mundo, perfeccionar la parte que nos toca de cerca, y no sentir la más mínima hambre o deseo de irse a la casa! Cuando estás en cuarto año de la carrera y te pasa esto, empiezas a sentirte parte ya de una familia tan grande, tan tuya…no sé….Sin dudas hoy tuvo que ser un día importante para muchos periodistas cubanos. Al menos para mí lo fue.

Logo del Encuentro de Socialización

Logo del Encuentro de Socialización

¿Qué nos motivó a reunirnos?

Por primera vez la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana, convocó a un Encuentro de Socialización de sus investigaciones; un espacio en el que se compartieron algunas de las tesis más relevantes sobre Periodismo con los profesionales de los medios de comunicación cubanos. Fue un ejercicio de retroalimentación en el que a partir de deficiencias o puntos favorables encontrados por la facultad en cada medio, se escucharon los criterios de ambas partes.
El debate se dividió en cuatro mesas de trabajo o comisiones: Periodismo Impreso y Agencias de Prensa, Problemas Conceptuales del Periodismo, Periodismo televisivo y radial y Periodismo hipermedia.

Tuve la suerte de formar parte del equipo que, con varias semanas de antelación, trabajó en la organización del evento; por lo que quizás este elemento influyó en que cada cosa que ocurriera en la mañana y tarde de hoy me tocara muy de cerca. Muchas tesis por leer, preguntas “inteligentes” que sugerir en los paneles… El camino parecía complejo, pero siempre contó con la guía de una de nuestras voces más preparadas en la investigación, el profesor Abel Somohano.

Creo que el espacio fue importante por varias razones. Alguien decía que el resultado más representativo, a fin de cuentas, no era otro que la gestación de la idea y el objetivo también de que este espacio pudiera repetirse  con determinada frecuencia. Ahora bien, constituyó otro de los tantos pasos que viene dando nuestra facultad para acercarse cada vez más a las dinámicas de los medios, y que a su vez estos encuentren en la academia referentes significativos para guiar su trabajo y políticas de información.

El profesor Dasniel Olivera, en su brillante presentación al inicio de la cita, luego de exponer cuáles habían sido las áreas más y menos estudiadas dentro del campo de la comunicación en Cuba, reforzaba la necesidad de un diálogo cada vez mayor entre la academia, los medios de comunicación y la realidad cubana. O sea, que cada vez más los medios piensen en la teoría y la tomen como punto de partida para el perfeccionamiento de su trabajo diario; pero que al mismo tiempo las investigaciones que se hacen en materia de comunicación respondan a los intereses de los medios de comunicación; y todo junto responda a los intereses de los actores de la comunicación: los sujetos.

Durante los 4 años que llevo estudiando Periodismo en la Universidad de La Habana, he pasado por varios cuestionamientos difíciles, que incluso a veces me han hecho preguntarme por el verdadero objetivo de la carrera, si es que puede delimitarse uno claramente; o por el sentido real que tiene la formación universitaria en el ejercicio del Periodismo actual. He hecho prácticas laborales en varios medos de prensa cubana, y si bien en todos he aprendido muchísimo, es una realidad que en algunos existe, sino un divorcio, al menos un distanciamiento, una relación de subvaloración hacia la Facultad de Comunicación y hacia lo que realmente preocupa a la gente (dos de los miembros del triángulo comunicativo planteado por Dasniel: medios, academia, realidad). Las razones pudieran ser varias, muchos en el encuentro coincidieron en que había que incluir en este esquema comunicativo un nuevo actor, las instituciones decisoras de las políticas de comunicación, quienes al trazar las políticas informativas del país, no pueden estar de espaldas o excluidas de este diálogo.

Luego de cinco años de estudios y de pensamiento crítico, una gran mayoría de los graduados aún llega a los medios a reproducir las mismas rutinas, sin intentar proponer una mirada diferente. Por otra parte, son muy pocos los periodistas que hoy trabajan en los medios  de comunicación que poseen grados científicos de máster o doctor en ciencias. Aunque nuestro centro les ha abierto las puertas a varios de ellos, todavía el interés resulta exiguo, en comparación con lo ideal. Todo esto conlleva a muchísimas consecuencias: profesionales menos competentes, propuestas periodísticas con menor profundidad y aristas, y también que muchas veces se subvalore la preparación de los estudiantes. No pocas veces he escuchado: “tú eres estudiante, no eres la persona más capaz para tratar este tema”.

El diálogo final sobre las demandas de la Academia y el sector de los medios

El diálogo final sobre las demandas de la Academia y el sector de los medios

Estas son una serie de problemáticas que no fueron obviadas durante el debate, de donde no salieron caminos absolutos, sino trayectos por lo que andar. Una de las propuestas mas importantes estuvo en la voz de Ricardo Ronquillo, periodista de Juventud Rebelde: la idea de crear un Observatorio de medios, un anhelo también compartido por la facultad desde hace uno años, que estudie los medios cubanos y sea capaz de detectar su principales deficiencias y puntos de silenciamiento de la realidad, zonas menos exploradas y un largo etcétera de aspectos negativos o positivos.

A partir de ahora habrá que encontrar espacios para empezar a pensar y a actuar sobre estas preocupaciones. Según dijo Randy Saborit, periodista de Prensa Latina, al tomar como ejemplo una de las fórmulas aprendidas en el preuniversitario: “Trabajo es igual a fuerza  por desplazamiento (W= F x D). Puedes aplicar una fuerza sobre una piedra, pero si no la mueves, no tendrá sentido.”  Creo que sus palabras tocan un punto importante, el de no dejar de hacer y el preguntarse antes de nada ¿qué hacer con tantas investigaciones que tenemos y no aprovechamos?

Antes de poder escribir las primeras líneas de este post, confieso que pasé mucho tiempo pensando de qué hablar que no corriera el riesgo de encasillarme en los limites sectoriales de los periodistas, quería más bien que de alguna manera la gente que me leyera también pudiera entender y sentir lo que cuento. No sé si lo logré o no, de cualquier manera, estoy en contra cuando los medios de comunicación dicen que cada vez es más abstracto saber para quien se escribe.

Vea además:

Uno de los grupos de relatores del evento en Facebook, desde donde se reportó en vivo cada uno de los debates de la comisión de Periodismo Hipermedia

Anuncios